Galletas marineras (galletes d’inca)

Galletas marineras (galletes d’inca)

Las galletas marineras (conocidas en Mallorca como galletas de Inca, galletes d’Inca en mallorquín) son unas galletas saladas muy versátiles. Son ideales para meriendas, acompañadas con algo salado (queso, fuet, etc.) o con algo dulce (chocolate por ejemplo). También se pueden utilizar en ensalada, por ejemplo, con tomate, cebolla y pimiento verde.

Estas galletas son galletas elaboradas con aceite de oliva y nacen como suele ser habitual de una necesidad: los marineros se cansaron de comer pan seco y pidieron a un panadero que elaborara algún tipo de pan más duradero, que no se pasara durante las largas travesías por el mar.

En Mallorca estas galletas se conocen coloquialmente como galletas de Inca, porque es en Inca donde está el horno de pan Ca’n Guixe, el origen de lo que ahora es la marca Quely, que ha popularizado estas galletas.

Estas galletas saladas son omnipresentes en Mallorca. Todo el mundo las conoce. Son muy ricas. Ahora viene el problema. Los que no podemos tomar gluten no podemos tomarlas. Así que hemos estado probando diversas recetas para poder conseguir una versión sin gluten de estas riquísimas galletas saladas. A continuación tenéis la receta que hemos elegido.

INGREDIENTES

  • 100 gr. de harina de arroz
  • 100 gr. de harina de arroz integral
  • 100 gr. de fécula de patata
  • 180 ml. de agua templada
  • 30 gr. de aceite de oliva
  • 10 gr. de sal
  • 1 huevo
  • 7 gr. de levadura panadera seca
  • 15 gr de psyllium husk
  • 1 pizca de goma xantana (muy poco, la punta de un cuchillo)

Información Nutricional
Cantidades por 100 gr.

Kilocalorías 238 de grasas 58.23
% Cantidad Diaria Recomendada *
Carbohidratos 41,75 g. 14 %
Azúcares 0,05 g. 0 %
Fibra alimentaria 1,61 g. 6 %
Proteínas 3,91 g. 8 %
Grasas 6,80 g. 10 %
Grasas en detalle
Grasas Saturadas 1,07 g. 5%
Grasas Nono-Insat. 4,24 g.
Grasas Poli-Insat. 0,78 g.
Grasas Trans 0,00 g.
Colesterol 32,24 mg. 11%
Minerales
Cálcio 7,42 mg. 1%
Sodio 718,02 mg. 30%
Potasio 36,91 mg. 2%
Magnesio 7,78 mg. 2%
Fóosforo 41,87 mg. 6%
Zinc 0,35 mg. 3%
Vitaminas
Niacina 0,94 mg. 6%
Tiamina 0,16 mg. 16%
Riboflavina 0,09 mg. 9%
Vitamina B-6 0,11 mg.
Vitamina B-12 0,08 μg. 3%
Vitamina C 0,00 mg.
Vitamina D 0,17 μg. 3%
Vitamina K 3,16 μg. 4%
Vitamina E 0,86 mg. 7%
Ácido Fólico 33,15 μg. 17%

*% de Consumo Diario Recomendado para una dieta de 2.000 kcal.
Los valores variaran según las necesidades de cada persona.
http://infonutricional.net

PREPARACIÓN

  1. En primer lugar mezclaremos las harinas y féculas.
  2. A continuación debemos hacer una espumada con la levadura o hacer un poolish. En este caso hemos hecho un poolish (porque ya lo teníamos preparado previamente). Para hacer el poolish hemos mezclado 100 gr. de la mezcla de harinas del paso anterior con 100 ml. de agua y hemos añadido la levadura.  Mezclaremos los tres ingredientes anteriores y dejaremos reposar el poolish. Recuerda que: tanto el agua como la harina que usamos para hacer la espumada (o hacer el poolish) se sacan de los ingredientes de la receta.
  3. A continuación, añadiremos todos los ingredientes al poolish excepto la sal. Mezclaremos bien y cuando tengamos la mezcla homogénea añadiremos la sal como último ingrediente. El motivo de añadir la sal al final es que un exceso de sal puede matar la levadura del poolish. Amasaremos la mezcla unos 5 minutos en panificadora o a mano y cuando haya acabado el amasado, formaremos una bola y dejaremos reposar esta bola una media hora.
  4. Una vez la masa ha reposado, vamos a poner un papel de hornear en la bandeja del horno y lo untaremos con aceite para que la masa no se pegue. Con las manos bien mojadas, para que no se nos pegue la masa, iremos formando las galletitas. Haremos unas galletas de forma más o menos redonda del tamaño de una galleta de inca.
  5. Cuando hayamos acabado de hacer las galletas, las dejaremos fermentar en la bandeja del horno hasta que hayan doblado su volumen.
  6. A continuación, colocaremos la bandeja en el horno con el horno frio. Y empezaremos a hornear con el calor desde abajo a 160 ºC durante unos 15 minutos. Entonces subiremos la temperatura a 230 ºC y hornearemos durante 20 minutos aproximadamente. Finalmente sin abrir el horno, pararemos el horneado y dejaremos que el horno se vaya enfriando con las galletas dentro. Esto hará que las galletas se vayan secando/tostando por dentro poco a poco. Cuando el horno esté frio ya podéis retirar las galletas.

Lo malo es que vais a tener que hacer las galletas de nuevo muy pronto !porqué se acaban súper rápido!!

CONSEJO

La dificultad de esta receta está en el horneado. Sin un horneado correcto, las galletas van a quedar algo húmedas por dentro (es decir, no quedarán totalmente crujientes) y con el paso de los días se irán volviendo blandas.

Como cada horno es diferente vais a tener que probar diferentes temperaturas hasta encontrar la temperatura óptima de cocción en vuestro horno. Nosotros utilizamos un horno doméstico.

¿Cómo hacer masa de pizza sin gluten sin mezclas panificables que quede finita y crujiente?

¿Cómo hacer masa de pizza sin gluten sin mezclas panificables que quede finita y crujiente?

Toda receta se puede mejorar. Y el caso de la base para pizza no es una excepción. Aunque tenemos una receta de base de pizza que sabemos que funciona y es repetible, nos planteamos mejorarla. Nuestro hijo mayor nos pidió que la pizza, uno de sus platos favoritos, tuviera una masa más delgada y más crujiente que la que solíamos hacer.

Una posibilidad es hacer la base de la pizza a partir de una masa que fermentamos una vez ya extendida. Ello causa que, aunque sólo un poco, la masa engorde y genere miga. Un poco como la pizza de Argentina, estilo que ha popularizado Pizza Hut, lo que ellos llaman “Pizza Pan”. El caso es que nuestros hijos nos piden pizza fina. Así pues cambiamos el procedimiento de elaboración para obtener esa pizza fina y crujiente, más al estilo italiano. Así es como lo hemos hecho.

 

Para empezar, comentar que cuando hacemos masa para pizza no nos preocupa obtener una miga esponjosa, con lo que no hace falta incluir féculas/almidones en la mezcla de harinas para elaborar la base de pizza. Así pues optamos por una mezcla de harinas bastante protéica y con un buen componente integral. Con lo que obtenemos una masa más nutritiva que la del pan. La pizza es más sana que el pan ¿ quien lo iba a decir?

¿Cómo lo hacemos?

Lo que hacemos es amasar y hacer fermentar bien la masa cómo si fuéramos a hacer pan. El amasado puede ser manual o con ayuda de la panificadora o robot de cocina. Si usamos la panificadora o robot de cocina para amasar, la dejaremos amasando unos 10 minutos aproximadamente. Cuando acabe el proceso de amasado dejaremos la masa reposar para que fermente una hora aproximadamente. Podeís dejar la masa reposar en el mismo recipiento donde se ha amasado. Simplemente, conviene cubrir la masa con un paño.

Una vez la masa ha fermentado cortamos la masa en dos mitades. Cortaremos dos trozos de papel de horno para que quepan en la bandeja de hornear. Extenderemos bien cada una de las mitades de la masa sobre sendos papeles de horneado.

Para ello podemos optar por dos estratégias:

  1. Untamos bien en aceite el papel y mojar bien nuestras manos para trabajar la masa y extenderla sin que se nos pegue a las manos.
  2. Usar harina de arroz para espolvorear bien el papel y evitar que la masa se nos pegue a las manos.

La segunda estratégia és más parecida a la original italiana, pero nosotros solemos optar por la primera para evitar que la cocina queda perdida con tanta harina.

Una vez extendida la masa, la pintamos con tomate triturado abundante y horneamos 20 minutos a 200ºC.

Una vez horneada la masa, sacamos la masa del horno condimentamos – con queso y lo que echeis a la pizza – y horneamos hasta que esté lista la pizza.

¿Por qué horneamos la base de la pizza por separado?

El motivo por el que horneamos la masa por separado es que la masa sin gluten está más hidratada que la masa de harina de trigo. Hay que hornear bien (más tiempo que la masa de trigo) para obtener una buena cocción y que la base quede crujiente. Que aproveche.

Podéis consultar la receta completa de la pizza finita en este enlace.

 

Bizcocho de coco sin gluten y sin lácteos

Bizcocho de coco sin gluten y sin lácteos

Esta vez os traemos una receta dulce de un bizcocho fácil de hacer, que además tiene un sabor diferente por la presencia del coco. Es un bizcocho apropiado para meriendas especiales y por supuesto no contiene gluten ni lácteos.

INGREDIENTES

  • 200 ml. de leche de coco
  • 100 ml. de bebida vegetal de arroz
  • 150 gr. de harina de arroz integral
  • 120 gr. de azúcar de caña integral
  • 4 huevos
  • 50 gr. de coco rallado
  • 75 gr. de aceite de coco extra virgen (o margarina vegetal)
  • 1 sobre de levadura química (la de repostería)

Información Nutricional
Cantidades por 100 gr.

Kilocalorías 240 de grasas 104.26
% Cantidad Diaria Recomendada *
Carbohidratos 32,03 g. 11 %
Azúcares 16,05 g. 32 %
Fibra alimentaria 3,63 g. 15 %
Proteínas 5,29 g. 11 %
Grasas 12,17 g. 19 %
Grasas en detalle
Grasas Saturadas 8,99 g. 45%
Grasas Nono-Insat. 1,44 g.
Grasas Poli-Insat. 0,45 g.
Grasas Trans 0,01 g.
Colesterol 80,43 mg. 27%
Minerales
Cálcio 279,15 mg. 28%
Sodio 341,47 mg. 14%
Potasio 32,76 mg. 2%
Magnesio 19,14 mg. 5%
Fóosforo 48,86 mg. 7%
Zinc 0,29 mg. 3%
Vitaminas
Niacina 0,06 mg.
Tiamina 0,01 mg. 1%
Riboflavina 0,11 mg. 11%
Vitamina B-6 0,04 mg.
Vitamina B-12 0,53 μg. 18%
Vitamina D 0,54 μg. 11%
Vitamina K 0,09 μg.
Vitamina E 0,28 mg. 2%
Ácido Fólico 10,38 μg. 5%

*% de Consumo Diario Recomendado para una dieta de 2.000 kcal.
Los valores variaran según las necesidades de cada persona.
http://infonutricional.net

PREPARACIÓN

  1. Precalentar el horno a 175 grados centígrados.
  2. Separar las claras de las yemas de huevo. Por un lado montar las claras a punto de nieve y reservar.
  3. Por otro lado, mezclar las yemas con el azúcar y batir con la batidora con el accesorio de montar claras hasta que la mezcla doble su volumen y quede bien integrado el azúcar con la yema de huevo.
  4. A la mezcla de yema de huevo con azúcar, añadir la bebida de arroz, la leche de coco y el aceite de coco en estado líquido. Si el aceite de coco o la leche de coco han estado guardados en la nevera o están sólidos, calentarlos previamente y moderadamente en un cazo hasta que se vuelvan líquidos.
  5. Mezclar la harina de arroz con la levadura química y añadirlo a la mezcla anterior de líquidos. Remover hasta conseguir una pasta homogénea.
  6. Finalmente, añadir poco a poco las claras montadas a punto de nieve a la pasta anterior. En este paso es importante ir removiendo suavemente y ir echando las claras a punto de nieve poco a poco y no de golpe. El objetivo es conseguir que todo el aire que se ha incorporado a las claras se mantenga ahora en la masa para que al final obtengamos un bizcocho esponjoso.
  7. Colocar la pasta en un molde circular y hornear unos 35-40 minutos o hasta que al pinchar con un palillo este salga seco.

Consideraciones finales

  • El bizcocho de coco es un bizcocho húmedo y muy esponjoso. Se puede decorar con un almibar elaborado con agua y azúcar y espolvorear entonces con un poco de coco rallado o simplemente decorarlo con azúcar glas.
  • La harina de arroz integral que hemos utilizado se puede sustituir por harina de arroz. No es necesario añadir almidones o féculas puesto que el bizcocho es esponjoso.

Sobre la leche de coco

A continuació os mostramos la leche de coco que hemos utilizado para elaborar el bizcocho. Es una bebida con un 60% de pulpa de coco. La hemos adquirido en el supermercado. Su textura es cremosa (similar a la nata) y a baja temperatura se mantiene en estado sólido como se puede apreciar en la imagen inferior derecha.

coquitos

coquitos

Los coquitos o bolitas de coco son un postre sin gluten muy fácil de hacer que gusta tanto a niños como a mayores. La base de los coquitos es el coco rallado que aporta mucha fibra, bastantes proteínas y grasas saludables. A continuación os proponemos una receta.

INGREDIENTES

  • 170 gr. de coco rallado
  • 80 gr. de azúcar de caña integral
  • 2 huevos

Información Nutricional
Cantidades por 100 gr.

Kilocalorías 248 de grasas 69.53
% Cantidad Diaria Recomendada *
Carbohidratos 52,74 g. 18 %
Azúcares 31,06 g. 62 %
Fibra alimentaria 21,57 g. 86 %
Proteínas 14,38 g. 29 %
Grasas 8,11 g. 12 %
Grasas en detalle
Grasas Saturadas 6,29 g. 31%
Grasas Nono-Insat. 1,05 g.
Grasas Poli-Insat. 0,55 g.
Grasas Trans 0,01 g.
Colesterol 106,29 mg. 35%
Minerales
Cálcio 16,00 mg. 2%
Sodio 94,49 mg. 4%
Potasio 39,43 mg. 2%
Magnesio 3,43 mg. 1%
Fóosforo 56,57 mg. 8%
Zinc 0,37 mg. 4%
Vitaminas
Niacina 0,02 mg.
Tiamina 0,01 mg. 1%
Riboflavina 0,13 mg. 13%
Vitamina B-6 0,05 mg.
Vitamina B-12 0,25 μg. 8%
Vitamina D 0,57 μg. 11%
Vitamina K 0,09 μg.
Vitamina E 0,30 mg. 3%
Ácido Fólico 13,43 μg. 7%

*% de Consumo Diario Recomendado para una dieta de 2.000 kcal.
Los valores variaran según las necesidades de cada persona.
http://infonutricional.net

PREPARACIÓN

  1. Precalentar el horno a 180 grados centígrados.
  2. En un bol mezclar el coco rallado con el azúcar. Debéis intentar que el coco y el azúcar se mezclen de forma más o menos homogénea.
  3. A continuación, añadir dos huevos previamente batidos.
  4. Mezclar bien los ingredientes con las manos hasta conseguir que el huevo haya sido absorbido por la mezcla de coco con azúcar. El coco rallado absorberá rápidamente el líquido (huevo). Una vez tengáis bien mezclado el coco, con el azúcar y los huevos podéis empezar a formar la bolitas. Tened en cuenta que la masa resultante es algo difícil de trabajar, tiende a ser quebradiza.
  5. Tomar una pequeña porción de la masa y formar una bolita redonda. Repetir el proceso con el resto de la masa.
  6. Cubrir la bandeja del horno con papel vegetal y colocar las bolitas de coquitos encima. Hornear unos 15 minutos aproximadamente.

 

Consideraciones finales

  • La cantidad de azúcar que pongáis puede variar. En general, a nosotros nos gustan los postres “poco” dulces si los comparamos con los que se comercializan en pastelerías o supermercados. La mejor manera de saber si los coquitos tienen la cantidad que os gusta de azúcar es probar la masa y añadir o disminuir la cantidad de azúcar.
  • La bolitas de coco se conservan bien varios días. Son húmedas por dentro por la presencia del coco rallado.
  • Opcionalmente, podéis cubrir los coquitos una vez horneados con chocolate de cobertura deshecho al baño maría.
Pan de molde en panificadora

Pan de molde en panificadora

Si disponemos de una panificadora, el pan de molde es el pan que seguramente vamos a hacer con más frecuencia. Es el más simple, más limpio y más predecible de los panes que podemos hacer. Y por ello también se presta a más experimentación.

INGREDIENTES

  • 220 gr. de harina de arroz
  • 70 gr. de harina integral de arroz
  • 100 gr. de fécula de patata
  • (o bien 70 gr. de fécula de patata y 40 gr. de almidón dulce de yuca)
  • 50 gr. de harina de trigo sarraceno o de mijo
  • 50 gr. de harina de soja o de garbanzo
  • 20 gr. de psyllium husk
  • 1 cucharada de azúcar integral (sólo si vas a espumar la levadura)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharada de vinagre de manzana o zumo de limón
  • 40 gr. de aceite de oliva virgen
  • 1 sobre de levadura de panadero seca
  • 450 ml. de agua templada (a unos 30 ºC)

(Opcional: ¼ de cucharadita de postre de goma xantana a mezclar con las harinas)

Información Nutricional
Cantidades por 100 gr.

Kilocalorías 213 de grasas 42.70
% Cantidad Diaria Recomendada *
Carbohidratos 38,78 g. 13 %
Azúcares 0,68 g. 1 %
Fibra alimentaria 4,10 g. 16 %
Proteínas 4,59 g. 9 %
Grasas 4,98 g. 8 %
Grasas en detalle
Grasas Saturadas 0,72 g. 4%
Grasas Nono-Insat. 2,52 g.
Grasas Poli-Insat. 0,82 g.
Minerales
Cálcio 13,60 mg. 1%
Sodio 361,96 mg. 15%
Potasio 112,03 mg. 6%
Magnesio 28,90 mg. 8%
Fóosforo 70,30 mg. 10%
Zinc 0,68 mg. 7%
Vitaminas
Niacina 2,08 mg. 13%
Tiamina 0,39 mg. 39%
Riboflavina 0,13 mg. 13%
Vitamina B-6 0,19 mg.
Vitamina B-12 0,00 μg.
Vitamina C 0,19 mg.
Vitamina K 0,78 μg. 1%
Vitamina E 0,08 mg. 1%
Ácido Fólico 91,61 μg. 46%

*% de Consumo Diario Recomendado para una dieta de 2.000 kcal.
Los valores variaran según las necesidades de cada persona.
http://infonutricional.net

PREPARACIÓN

Vamos a hacer un pan de aproximadamente un kilo. Proponemos este tamaño porque la mayoría de las panificadoras admiten como mínimo hasta panes de un kilo.

  1. Vamos a espumar la levadura o hacer un poolish. Ver la entrada ¿Como se hace pan sin gluten? Parte 2: “Técnicas básicas, espumada o Poolish” para ver cómo se hace. Si tenéis tiempo es preferieble hacer un poolish.
  2. Para este pan de molde básico, vamos a usar panificadora. Vamos a introducir en el molde todas las harinas (más la goma xantana si la quieres usar),  sal y bicarbonato. Para remover dentro del molde de la panificadora hemos descubierto que los palillos chinos de madera van sorprendentemente bien.
  3. En un bol a parte vamos a mezclar la mitad de agua con el psyllium. Dejaremos 5 a 10 minutos para que se forme una especie de gel.
  4. A continuación, añadiremos a la cubeta de la panificadora el aceite, el gel con psyllium y el agua templada restante. Activaremos el programa de amasado. Con el palillo chino – cuchara de madera o similar -iremos ayudando a que la harina acumulada en las esquinas vaya entrando en la masa. La presencia del psyllium en la masa va a hacer que la masa “ligue”, de forma similar a como lo haría en una masa la harina de trigo. Dejaremos amasar durante unos 10 minutos aproximadamente. Añadiremos la levadura espumada o el poolish que tenemos en el cuenco que hemos preparado en el paso 1. Dejaremos amasar durante 2 minutos y añadiremos la cucharada de vinagre o de zumo de limón.
  5. Dejaremos completar el programa de amasado (o “masa para pan”) de la panificadora. Lo que debe suceder es que sobre el minuto 20 el amasado se va a detener y la máquina se va a parar para dejar fermentar la masa, calentando ligeramente el recipiente para facilitar el proceso. Cuando el programa termina – normalmente dura 60 minutos – la masa debería haber doblado su tamaño o algo más.
  6. Usando el programa de cocción, vamos a programar la panificadora para hornear durante 50 ó 60 minutos.   Al terminar la cocción hay que sacar el pan del molde -dándole la vuelta con cuidado – y cubrir el pan con un paño para dejar enfriar. Si no lo desmoldamos antes de que el pan enfríe, la condensación va hacer que el pan quede húmedo por fuera.

Opcional: quitar las palas.

Hacer pan de molde en panificadora tiene un problema que para algunas personas puede ser molesto: las palas de la máquina quedan en el pan. Para evitar esto puedes quitar las palas de la masa justo antes de la fermentación (paso 5).

Esto es muy importante, porque si quitas las palas de la masa una vez la masa ha levado, vas a desgasificar la masa y el pan perderá esponjosidad.

¿Cómo mejorar la calidad de tu pan sin gluten y ahorrar a la vez?

¿Cómo mejorar la calidad de tu pan sin gluten y ahorrar a la vez?

Una de las claves de la calidad de tus panes, con o sin gluten, es una buena fermentación. Por ello en la mayoría de nuestras recetas de pan sin gluten recomendamos hacer un poolish o pre-fermento. El poolish o prefermento se utiliza para asegurarnos de que la levadura panadera está viva y por tanto funcionará al elaborar nuestro pan.

La levadura esta compuesta de seres vivos, es muy sensible al entorno y puede estropearse fácilmente. Ya sea por frío, calor o tiempo – ojo a la fecha de caducidad – quizás la levadura no está activa. Antes de introducir la levadura en la masa- sea la prensada o la seca – hay que activar la levadura. Esto puede hacerse con un “poolish”.

Una vez activada la levadura, tenemos a la levadura preparada para actuar sobre la masa de forma idónea. Esto es interesante si queremos una fermentación normal, no obstante algunas recetas requieren una fermentación más lenta por lo que la levadura se disuelve directamente en la masa.

Podéis encontrar información detallada sobre el poolish o prefermento en este enlace.

A modo de recordatorio, un poolish se puede hacer mezclando 100 ml. de agua, con 100 gr. de harina de arroz y unos 7 gr. de levadura seca. Lo dejamos fermentar un par de horas y ya lo podemos usar para hacer pan.

Usar un poolish nos permite:

  • Comprobar que la levadura está activa, ya que a veces la levadura seca se “pone mala” (es decir, se muere) y no funciona para hacer pan.
  • Pero además cuando amasamos el pan usando un poolish eso permite que la levadura, que se ha reproducido en el poolish durante la fermentación, llegue a todas las partes de la masa. Con lo que se produce una fermentación más completa.

 

El poolish se puede guardar (bien tapado en un tupper o tapado con papel film) en la nevera durante toda la noche e incluso durante varios días. Eso activa una fermentación muy lenta, dada la baja temperatura de la nevera, y completa.

Una propuesta interesante cuando se hace pan sin gluten consiste en no usar todo el poolish que hemos preparado. Podemos usar sólo la mitad. La mitad que hemos reservado la podemos guardar en la nevera para hacer futuros panes o pizzas.

Cuando tengamos que utilizar el poolish que hemos guardado en la nevara para preparar un nuevo pan, lo único que hay que hacer es añadir agua y harina al poolish en la misma cantidad que hayas retirado, remover y volver a guardar en la nevera. Esta operación la puedes repetir indefinidamente. Y no hace falta que te recordemos que vas a ahorrar un poco con cada pan, ya que la levadura te va a salir “gratis” (excepto la del primer poolish). Este poolish que guardamos en la nevera y rellenamos es una especie de “Masa Madre”.