Bizcocho marmolado con harina de quinoa

Bizcocho marmolado con harina de quinoa

Este bizcocho está elaborado íntegramente con harina de quínoa. No contiene ni lácteos ni margarinas, ingredientes habituales en este tipo de bizcochos En su lugar utilizamos aceite de oliva. Por tanto, se trata de un bizcocho sin gluten y sin lácteos. ¿Qué es la quínoa?. La quínoa es un pseudo-cereal que actualmente está muy de moda. Se cultiva en diversos países, sobre todo en la zona de los Andes sudamericanos (Bolivia, Perú, Ecuador…). Como la demanda es alta y la producción no cubre esta demanda, el precio de la quínoa es alto. Existen diversos tipos de quínoa, la roja, la negra y la amarilla.

¿Por qué bizcocho de quínoa?

Porque a nivel nutricional la quínoa es considerada un superalimento. Es una alimento de fácil digestión, rico en fibra y sin gluten. La quínoa es un pseudo-cereal rico en proteínas, pero lo que la caracteriza es que estas proteínas son de alta calidad. La quínoa contiene elevadas cantidades de los ocho aminoácidos considerados esenciales. Destaca por el alto contenido en lisina. Además la cantidad de minerales que contiene, es más alta en general que la cantidad de minerales presente en otros cereales frecuentes como el trigo, el arroz o el maíz.

Ingredientes

  • 175 gr. de harina de quinoa
  • 90 ml. de aceite de oliva
  • 5 huevos
  • 150 gr. de azucar integral
  • 25 gr. de cacao en polvo
  • 7 gr. levadura repostería
Información Nutricional
Cantidades por 100 gr.

Kilocalorías 351 de grasas 156.76
% Cantidad Diaria Recomendada *
Carbohidratos 40,84 g. 14 %
Azúcares 22,45 g. 45 %
Fibra alimentaria 2,96 g. 12 %
Proteínas 8,16 g. 16 %
Grasas 18,29 g. 28 %
Grasas en detalle
Grasas Saturadas 3,19 g. 16%
Grasas Nono-Insat. 10,90 g.
Grasas Poli-Insat. 2,06 g.
Grasas Trans 0,01 g.
Colesterol 133,43 mg. 44%
Minerales
Cálcio 99,04 mg. 10%
Sodio 146,27 mg. 6%
Potasio 104,29 mg. 5%
Magnesio 22,20 mg. 6%
Fóosforo 97,35 mg. 14%
Zinc 0,71 mg. 7%
Vitaminas
Niacina 0,11 mg. 1%
Tiamina 0,02 mg. 2%
Riboflavina 0,17 mg. 17%
Vitamina B-6 0,07 mg.
Vitamina B-12 0,32 μg. 11%
Vitamina D 0,72 μg. 14%
Vitamina K 7,97 μg. 11%
Vitamina E 2,23 mg. 19%
Ácido Fólico 18,01 μg. 9%

*% de Consumo Diario Recomendado para una dieta de 2.000 kcal.
Los valores variaran según las necesidades de cada persona.
http://infonutricional.net

ELABORACIÓN

 

  1. Precalentar el horno a 160 grados Cº y engrasar con aceite y harina sin gluten el molde para hornear el bizcocho.
  2. En un recipiente, tamizar la harina junto con la levadura de repostería para conseguir airearlas.
  3. Separar las yemas de las claras de huevo. Mezclar las yemas con el azúcar hasta que la mezcla quede cremosa. Añadir entonces el aceite de oliva. Mezclar bien.
  4. Incorporar la harina tamizada a la mezcla anterior y remover lentamente para evitar que la mezcla pierda aire.
  5. Montar las claras a punto de nieve e incorporarlas al preparado anterior lentamente.
  6. Separar la masa en dos partes. En una  de las partes añadir el cacao y mezclar lentamente.
  7. Poner en el molde de hornear una capa sin cacao, luego una capa con cacao y repetir este proceso hasta terminar con toda la masa. O bien, simplemente poner la mezcla sin cacao primero y encima la mezcla con cacao.
  8. Cocer el bizcocho durante unos 50 minutos aproximadamente.

VARIANTE

  • Se puede sustituir la harina de quínoa por otra harina proteica como el garbanzo o la soja.
  • Al utilizar azúcar integral, el bizcocho tiene un tono más oscuro que si se utiliza azúcar refinado. Seguramente no queda tan bonito, pero es más sano.
¿Cómo de hace pan sin gluten?: Parte 4: El horneado

¿Cómo de hace pan sin gluten?: Parte 4: El horneado

En este post continuamos explicando las técnicas básicas para elaborar un buen pan sin gluten. En esta ocasión hablaremos del proceso de horneado y de como afecta al producto final que queremos cocinar. Podéis leer las entradas anteriores aquí: Técnicas básicas 1, Técnicas básicas 2 y Técnicas básicas 3.

¿Alguna vez os habéis preguntado cómo se forma la costra crujiente que tienen algunos panes?. Pues, vamos a empezar hablando precisamente de ello. Esta costra es el resultado de la caramelización de los azúcares de la masa. Si deseamos costra crujiente en el pan necesitamos humedad en el interior del horno, mientras se cuece la masa de pan. Para ello, tenemos diferentes opciones:

  • Introducir un recipiente pequeño o mediano con agua en el horno para generar vapor mientras se hornea la masa. Hay que introducir el recipiente justo antes de entrar la masa en el horno.
  • Pulverizar el interior del horno con un poco de agua justo antes de introducir la masa para hornearla.
  • Introducir un trapo húmedo en el horno antes de hornear la masa.
Nota importante: 5 minutos antes de terminar el horneado abriremos la puerta del horno unos 5 centímetros durante 10 segundos, para que el vapor salga del horno. Cerraremos de nuevo y terminaremos de hornear.

 

¿Para que se usa la piedra refractaria?

Cuando introducimos la masa en el horno esta empieza a calentarse. Al elevarse la temperatura en la masa la levadura se activa de nuevo y se produce una última fermentación dentro del horno. Cuando la masa alcanza una temperatura de 60ºC apróximadamente la levadura de la masa muere – recordemos que la levadura panadera se trata en realidad de organismos vivos.  A partir de esta temperatura (60ºC), en que se acaba la fermentación del pan y la levadura panadera muere, empieza a formarse la miga del pan.

Pero la masa no se calienta de forma uniforme. Se va calentando progresivamente desde fuera hacia dentro, de la misma forma que cuando se enfría el interior tarda más en enfriar.

No obstante, para que el pan leve de forma idónea nos interesa que la masa se vaya calentando desde abajo en dirección ascendente. Por ello los hornos tradicionales tienen una piedra refractaria en la parte inferior. La piedra refractaria se calienta mucho y transmite el calor al pan hacia arriba.

En los hornos domésticos también podemos usar una piedra refractaria como esta. Normalmente estas piedras se venden para hacer pizzas – ya que nos interesa que la base de la pizza sea bien crujiente – pero también son útiles para hacer panes La masa de pan se puede colocar directamente encima de la piedra refractaria, que previamente habremos introducido en el horno para calentarla.

Circulación de aire en el horno, ¿Para que sirve?

Cuando nosotros programamos una temperatura en el horno, seguramente pensamos que dicha temperatura se distribuye por igual en todas las partes del horno. Pero esto no tiene porqué ser así. En general, hay partes del horno más calientes que otras. La circulación de aire en el horno tiene como función principal igualar la temperatura y humedad en todas las partes del horno. Si la temperatura del horno no se distribuye uniformemente, puede pasar que al hornear por ejemplo un bizcocho, al pincharlo para ver si está cocido, haya partes cocidas (que salen secas) y otras no (salen húmedas).

La temperatura del horno que aparece en las recetas es orientativa. Conoce tu horno.

No todos los hornos son iguales ni funcionan de la misma forma ni calientan igual. Seguramente os habrá pasado que habéis probado una receta en la que se horneaba algo a 180 grados durante 30 minutos y a vosotros o bien se os ha quemado un poco o bien se os ha quedado un poco crudo. Eso es porque los 180 ºC de un horno pueden ser equivalentes a los 200ºC de otro horno o los 160ºC de un tercer horno. Es decir, la temperatura que programamos en un horno puede es orientativa y varia de un horno a otro. Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de hornear. Si es posible hay que hornear en un horno que conozcáis como funciona, que sepáis como cuece y el tiempo que tarda.

Por ello debéis ajustar las temperaturas y tiempos de cocción de las recetas a las características de vuestro horno.

Si no tenéis ni idea de como funciona vuestro horno, quizá sea mejor hornear pasándoos por defecto en vez de por exceso. Poco a poco iréis aprendiendo de los errores. Por ejemplo, en el caso de hornear una masa de bizcocho si el bizcocho sube mucho del centro y poco de los lados o se quema por algunas partes, esto indica que la temperatura del horno es demasiado alta.

Fuente de la imagen: www.3-2-1-pizza.eu

Base de bizcocho sin gluten: algunas opciones además de las obvias

Base de bizcocho sin gluten: algunas opciones además de las obvias

Como ya hemos comentantado en otro post, la repostería sin gluten no es tan difícil como hacer pan sin gluten. En principio, basta con sustituir la harina de trigo por una harina sin gluten. Esta idea funciona siempre que la masa para el pastel o bizcocho no se tenga que fermentar. Si se tiene que fermentar la masa, entonces este truco no es válido. En este post queremos hablar de algunas opciones que tenemos para hacer bases de bizcochos, tartas o magdalenas sin gluten además de las obvias.

En primer lugar, proponemos dos formas de realizar la base de bizcocho. Una de ellas es la típica receta del bizcocho que usa un yogur (puede ser vegetal) como medida de los ingredientes, sólo que nosotros los hemos pesado para poder ofrecer la cantidad de harina en gramos. La otra forma, lleva harina más un poco de aceite de oliva y los huevos como ingredientes líquidos.

En ambas recetas indicamos la cantidad total de harina que se necesita sin especificar que tipo de harina ponemos. Podéis poner la harina sin gluten que más os guste o hacer mezclas de varias harinas. A continuación ofrecemos algunas consideraciones que  os pueden ser de utilidad:

1.- No es necesario hacer el bizcocho con fécula de maíz u otra fécula.

Si bien es cierto que la fécula le da al bizcocho una textura esponjosa, recordad que las féculas son carbohidratos de absorción rápida, que generan un pico glicémico cuando son digeridas por nuestro sistema digestivo. Además, con los procedimientos que os ofrecemos, el bizcocho queda esponjoso sin necesidad de usar féculas.

2.- Se pueden usar otras harinas a parte de la harina de maíz y arroz.

Si bien, es cierto que son las harinas más fáciles de conseguir, son harinas refinadas, también carbohidratos de absorción rápida y son digeridas de forma similar a las féculas.

3.- ¿Que harinas podemos usar?. Se puede usar alguna harina integral.

Por ejemplo, la harina de arroz integral o de avena integral sin gluten (si os sienta bien). El aporte de fibra ayuda a que el índice glicémico del bizcocho que comemos no sea tan alto. O si os gusta, el bizcocho puede ser todo integral. En este caso no será tan esponjoso. Pero todo es cuestión de gustos.

4.- Se pueden usar combinaciones harinas.

Por ejemplo se puede combinar harina de arroz con harina de avena integral certificada sin gluten a partes iguales. Otras harinas que podéis usar son harinas proteicas como el garbanzo o la soja. Ambas se pueden combinar con la harina de maíz o arroz a partes iguales. También se puede hacer un bizcocho sólo con harina de garbanzo o soja. Tened en cuenta que la soja tiene un sabor intenso. El garbanzo tiene un sabor más suave.

5.- Otras harinas que podéis usar son la de quinoa, trigo sarraaceno o mijo.

La quinoa es bastante cara en comparación con las otras dos. Tanto la quinoa como el mijo tienen un sabor suave, mientras que el trigo sarraceno tiene un sabor intenso. Hay gente a quien no le gusta dicho sabor. Nuestra recomendación es que si sólo vais ha hacer bizcocho, podéis usar harina de trigo sarraceno pero si es una base para una tarta más elaborada (por ejemplo con chocolate, creama etc.) no vale la pena usarlo puesto que quita protagonismo a los otros sabores de la tarta.

6.- Otras alternativas son los bizcochos sin harina, es decir, con almendra, coco o castaña molidos.

Se trata de moler o triturar las almendras, castañas o coco. Dichos triturados también se venden en tiendas de dietética especializadas. También podéis mezclar dichas harinas con harinas procedentes de algún cereal sin gluten. Las harinas procedentes de frutos secos (almendras, castañas) o de coco son las típicas que se utilizan en las dietas llamadas en inglés “low carb” (baja en carbohidratos) y en las “slow carb” (con carbohidratos de absorción lenta) de la que ya hablaremos más adelante.

 

Ingredientes bizcocho 1

150 gramos de alguna harina sin gluten

150 gr.de azúcar de caña integral

6 huevos

1/2 sobres de levadura de repostería

20 ml. de aceite de oliva

 

 

 

 

 

Ingredientes bizcocho 2

200 gr. de alguna harina sin gluten

6 huevos frescos (medianos, si son grandes pondremos solo 5)

1 yogur (100 ml) puede ser vegetal

100 ml. de aceite de oliva

150 gramos de azúcar de caña integral

1 sobre de levadura de repostería.

 

 

 

Preparación bizcocho 1

1.- Separar claras y yemas en dos cuencos. Agregar una pizca de sal a las claras y batir con las varillas eléctricas o manuales a punto de nieve.

2.Tamizar la harina junto con la levadura de reposteria.

3. Añadir el azúcar a las yemas de huevo y montarlas con las varillas eléctricas hasta que el volumen de líquido triplique.

4. Ir añadiendo lentamente a la mezcla de yemas con azúcar la harina con la levadura de repostería. Hacer este proceso lentamente para que la mezcla no pierda el aire. Añadir el aceite.

5. Añadir las claras a punto de nieve a la preparación anterior. Remover lentamente hasta conseguir una mezcla homogénea.

6.-Verter la mezcla en un molde engrasado previamente. Llevar al horno precalentado a 180º C durante unos 40 minutos, con fuego superior e inferior. Antes de sacar del horno, pinchar con un palito de brocheta y comprobar que está totalmente cocido por dentro.

 

Preparación bizcocho 2

1.- En un cuenco grande mezclamos las yemas de los huevos, el aceite y el yogur. Añadimos el azúcar y mezclamos hasta que quede uniforme. Poco a poco vamos añadiendo la harina (previamente tamizada) y vamos removiendo hasta que quede una pasta uniforme. Finalmente añadimos el sobre de levadura en polvo y removemos.

2.- Montamos las claras de los huevos a punto de nieve y las añadimos a la masa. Mezclamos con suavidad, queremos que el aire capturado en la espuma entre en la masa y si removemos en exceso vamos a desgasificar demasiado la masa.

3.- Untamos el molde con un poco de aceite, espolvoreamos con harina y finalmente echamos la masa al molde. La textura de la masa va a ser líquida y espesa.

4.- Precalentamos el horno a 180 grados . Hornearemos durante unos 40 minutos. El tiempo de cocción depende del horno. Controlaremos que no se queme y antes de sacar el bizcocho del horno pincharemos con un palillo largo o similar para comprobar que la masa del centro está bien cocida. En caso que aún esté cruda hornearemos unos minutos más.

Recordemos que no todos los hornos son iguales y hay que controlar la cocción ya que los tiempos pueden variar. El bizcocho suele subir muy deprisa, pero si se retira el bizcocho del horno – o si se abre el horno – antes de tiempo, la parte del centro se puede hundir y quedar crudo.

Galletas con trocitos de chocolate sin gluten

Galletas con trocitos de chocolate sin gluten

Las galletas tampoco podían faltar en nuestro blog. En esta entrada hemos querido preparar una receta de galletas a base de harina de garbanzo, coco y almendra molida. Una combinación poco habitual pero que da muy buenos resultados. ¿ Y por qué estas harinas? En primer lugar la harina de garbanzo es una harina que nos aporta proteinas y que tiene un índice glicémico más bajo que la harina de arroz o la de maiz. En segundo lugar, las almendras molidas son una alternativa libre de gluten a la harina para cocinar. Debido a que las almendras también son bajas en hidratos de carbono en comparación con el trigo, arroz o maiz, las almendras molidas  también funcionan como una alternativa baja en carbohidratos en comparación con la harina de arroz o maiz. Las almendras aportan energía para alimentar el metabolismo celular y también proporcionan proteínas y fibra. Y por último, la harina de coco (o si los preferís coco rallado) también es una alternativa sin gluten a las harinas y aporta una importante cantidad de fibra al organismo.

INGREDIENTES

(para unas 15 galletas)

  • 75 gr. de harina de almendra
  • 45 gr. de harina de garbanzo
  • 30 gr. de harina de coco
  • 100 gr. de azúcar integral
  • 35 gr. de margarina
  • 25 ml. de bebida de arroz
  • 1 huevo
  • medio sobre de levadura de repostería sin gluten
  • trocitos de chocolate para decorar las galletas

Información Nutricional
Cantidades por 100 gr.

Kilocalorías 367 Provenientes de Grasas 125.07
% Cantidad Diaria Recomendada*
Carbohidratos 57,01 g. 19 %
Azúcares 34,31 g. 69 %
Fibra alimenticia 5,26 g. 21 %
Proteínas 7,02 g. 14 %
Grasas 14,59 g. 22 %
Grasas en detalle
Grasas Saturadas 5,30 g. 27%
Grasas Nono-Insaturadas 2,10 g.
Grasas Poli-Insaturadas 3,51 g.
Grasas Trans 0,89 g.
Colesterol 45,42 mg. 15%
Minerales
Cálcio 94,11 g. 9%
Sodio 173,53 g.
Potasio 149,40 g.
Magnesio 19,68 g.
Foforo 60,40 g.
Hierro 1,60 g. 9%
Zinc 0,46 g.
Vitaminas
Niacina 0,22 mg.
Tiamina 0,06 mg.
Vitamina B-2 (Riboflavina) 0,07 mg.
Vitamina B-6 0,07 mg.
Vitamina B-12 0,14 mg.
Vitamina D 0,29 mg.
Vitamina K 1,01 mg.
Vitamina E 0,24 mg.
Ácido Fólico 52,04 mg.

*Los porcentajes de Consumo Diario Recomendado se basan en una dieta de 2.000 kcal.
Los valores variaran según las necesidades de cada persona.
Información Nutricional by http://infonutricional.net

Procedimiento

  1. Precalentar el horno a 180 grados.
  2. Mezclar las harinas y la levadura de repostería. A continuación tamizarlas.
  3. Añadir a la mezcla de harinas, la margarina a temperatura ambiente, el huevo batido, la bebida de arroz y el azúcar.
  4. Mezclar bien los ingredientes. La mezcla se pega bastante a las manos. Para evitarlo, podeís mojar ligeramente las manos con agua o un poco de aceite.
  5. Extender la masa en una superficie plana hasta que el grosor de la masa sea de 1 cm. de alto aproximadamente. Con algún accesorio o molde para galletas, iremos haciendo los cortes en la masa para obtener las galletas.
  6. Finalmente, añadiremos trocitos de chocolate por encima.
  7. Horneamos las galletas durante unos 15 minutos a 180 grados.

 

 

Magdalenas de avena sin gluten con trocitos de chocolate

Magdalenas de avena sin gluten con trocitos de chocolate

En esta receta hemos querido eliminar completamente las féculas o almidones así como la harina de arroz refinada y hemos sustituido estos ingredientes por una harina integral. Por ello, para preparar estas magdalenas hemos utilizado únicamente harina de avena integral, eso si, certificada sin gluten.

 

Ingredientes para 10-12 magdalenas

3 huevos granes (o 4 huevos pequeños)
180 gr. de azúcar integral (nosotros solo echamos 150)
100 gr. de aceite de oliva
150 gr. de harina de avena certificada sin gluten
1 sobre de levadura de repostería
trocitos de chocolate para decorar

Para aromatizar: Ralladura de piel de naranja o de limón

Moldes para magdalenas.

Preparación

Montaremos las claras de huevo a punto de nieve y reservaremos.

En otro recipiente, mezclaremos bien las yemas de huevo con el azúcar.

En un recipiente a parte mezclaremos bien la levadura de repostería con la harina para que el impulsor/gasificante se distribuya bien. Se puede tamizar previamente la harina para que se airee.

Añadiremos la mezcla de las yemas de huevo con azúcar la mezcla de harina con levadura de repostería. También añadiremos el aceite y la ralladura de limón.

Finalmente, añadiremos a la mezcla anterior, y removiendo con cuidado, las claras a punto de nieve.

Colocaremos los moldes en una bandeja para horno. Rellenaremos los moldes y espolvorearemos con trocitos de chocolate.

Precalentaremos el horno a 220ºC. Cuando pongamos la bandeja con los moldes en el horno bajaremos la temperatura a 200ºC.

Hornearemos durante 20 minutos. Retiraremos las magdalenas de la bandeja y las dejaremos enfriar.

A partir de este paso, transformar la magdalena en un cupcake sólo hace falta decorarla a tu gusto.

Información Nutricional
Cantidades por 100 gr.

Kilocalorías 429 Provenientes de Grasas 209.04
% Cantidad Diaria Recomendada*
Carbohidratos 47,48 g. 16 %
Azúcares 31,84 g. 64 %
Fibra alimenticia 2,18 g. 9 %
Proteínas 6,93 g. 14 %
Grasas 24,39 g. 38 %
Grasas en detalle
Grasas Saturadas 5,71 g. 29%
Grasas Nono-Insaturadas 14,27 g.
Grasas Poli-Insaturadas 1,78 g.
Grasas Trans 0,01 g.
Colesterol 86,87 mg. 29%
Minerales
Cálcio 90,21 g. 9%
Sodio 138,98 g.
Potasio 161,60 g.
Magnesio 35,73 g.
Foforo 148,85 g.
Hierro 2,25 g. 13%
Zinc 1,03 g.
Vitaminas
Niacina 0,35 mg.
Tiamina 0,17 mg.
Vitamina B-2 (Riboflavina) 0,13 mg.
Vitamina B-6 0,07 mg.
Vitamina B-12 0,20 mg.
Vitamina D 0,46 mg.
Vitamina K 1,63 mg.
Vitamina E 6,67 mg.
Ácido Fólico 18,09 mg.

*Los porcentajes de Consumo Diario Recomendado se basan en una dieta de 2.000 kcal.
Los valores variaran según las necesidades de cada persona.
Información Nutricional by http://infonutricional.net

Coca de manzana sin gluten y sin lácteos

Coca de manzana sin gluten y sin lácteos

Esta coca se inspira en una receta que hacía mi abuela cuando yo era pequeña. Obviamente, se trataba de una receta elaborada con harina de trigo. Ahora, hemos querido adaptarla en su versión sin gluten y sin lacteos

 

165 gr. de harina de arroz

90 gr. de fécula de patata o de maíz

45 gr. de harina de arroz integral

100 gr. de harina de garbanzo

90 gr. de azúcar integral

60 o 70 ml. de aceite de oliva (o bien 100 gr. margarina)

330 ml. de agua templada

1 sobre de levadura seca

½ cucharadita de sal

½ cucharadita de bicarbonato sódico

15 gr. de Psyllium

1 huevo

manzanas cortadas a rodajas

Adicionalmente:

un poco de aceite o margarina para pintar la masa mezclado con 50 gr. de azúcar integral.

Información Nutricional
Cantidades por 100 gr.

Kilocalorías 215 Provenientes de Grasas 60.35
% Cantidad Diaria Recomendada*
Carbohidratos 35,25 g. 12 %
Azúcares 9,98 g. 20 %
Fibra alimenticia 2,72 g. 11 %
Proteínas 3,72 g. 7 %
Grasas 7,04 g. 11 %
Grasas en detalle
Grasas Saturadas 1,04 g. 5%
Grasas Nono-Insaturadas 4,56 g.
Grasas Poli-Insaturadas 0,99 g.
Grasas Trans 0,00 g.
Colesterol 15,28 mg. 5%
Minerales
Cálcio 12,61 g. 1%
Sodio 1.293,90 g.
Potasio 105,86 g.
Magnesio 19,85 g.
Foforo 53,02 g.
Hierro 2,00 g. 11%
Zinc 0,45 g.
Vitaminas
Niacina 0,75 mg.
Tiamina 0,13 mg.
Vitamina B-2 (Riboflavina) 0,06 mg.
Vitamina B-6 0,12 mg.
Vitamina B-12 0,04 mg.
Vitamina C 0,66 mg. 1%
Vitamina D 0,08 mg.
Vitamina K 4,32 mg.
Vitamina E 0,96 mg.
Ácido Fólico 51,84 mg.

*Los porcentajes de Consumo Diario Recomendado se basan en una dieta de 2.000 kcal.
Los valores variaran según las necesidades de cada persona.
Información Nutricional by http://infonutricional.net

Paso 0

Espumar la levadura. Ver ¿Cómo se hace pan sin gluten? Parte 2: Técnicas básicas espumada o “poolish” para más información sobre como preparar la espumada. En un vaso con un poco del agua, el azúcar, la levadura y una cucharada de harina. Remover y dejar unos 15 minutos hasta que suba.

Paso 1

Mezclar los ingredientes secos (harinas, azúcar, psyllium, bicarbonato y sal). Añadir a los ingredientes secos el aceite, el huevo batido y el agua tibia. Amasar durante 10 minutos y añadir la levadura espumada. Amasar durante 5 minutos mas. Recomendamos usar amasadora o panificadora en programa de amasado. En caso de amasar manualmente usar una espátula ya que la masa será muy líquida y pegajosa.

Paso 2

En dos bandejas de horno vamos a poner papel de horneado. Extenderemos un poco de aceite encima del papel, muy poco para evitar que la masa se pegue.

Con las manos mojadas para que no se nos pegue la masa en las manos, vamos ir sacando la masa – que todavía no ha fermentado, –  del recipiente de amasado. Vamos a dividir la masa en cuatro partes, colocando dos parte en cada una de las bandejas.

Con las manos bien mojadas vamos a estirar la masa – con mucha suavidad – formando las cocas. Para entendernos debes formar una forma de “0” de unos 20 cm de largo y 12 de ancho, más o menos. La masa debe quedar entre medio y un centímetro de alto. Cubrir las cocas con papel film y dejarlas dentro de la neveta toda una noche para que vayan fermentando lentamente.

Las cocas deben estar separadas como mínimo unos 5 cm una de otra, ya que la fermentación las va a hacer crecer a lo alto y a lo ancho.

coca_panadero

Paso 3

Después de (un mínimo) de 8 horas en la nevera, sacaremos las cocas de la nevera y retiraremos el papel film que las cubre. Vamos a mezclar un poco de aceite de oliva (o de margarina deshecha)  con 50 gramos extra de azúcar. Usando un pincel suave vamos a pintar las cocas con la mezcla de aceite y azúcar. Con mucho cuidado para no romper la masa. A continuación vamos a colocar las manzanas cortada en rodajas encima de la coca. Volveremos a pintar las manzanas con un poco de mezcla de aceite y azúcar.

Horneado

Vamos a hornear 40 a 45 minutos a 180º con fuego arriba y abajo, más aire si lo tenemos.

Hay que tener cuidado porque lel aceite con azúcar untado sobre la coca va a hacer que se dore la superficie muy temprano. Tendrás la tentación de sacar la coca del horno antes de tiempo. Se fuerte y aguanta. Las masa lleva un porcentaje muy alto de agua y tarda bastante en cocerse del todo.

Recién hechas, cuando todavía están calientes están de rechupete.

VARIANTES:

Coca de chocolate

Si tienes niños, esta es la coca que los niños y el padre van a atacar primero. En vez de cubrir la coca con trocitos de manzana, espolvorea una capa generosa de virutas de chocolate negro – las que se usan en repostería – encima de una de las cocas. Deja uno o dos centímetros sin chocolate alrededor de los bordes sin chocolate.

Coca de azúcar y piñones

En vez de manzana, espolvorea azúcar encima de la coca. Echa unos cuantos piñones y !ya lo tienes!.

Coca de frutas confitadas

Pon pedazos de frutas confitadas encima de la coca. A diferencia de la coca de manzana o pera que requiere que pongas una capa uniforme cubriendo toda la coca excepto los bordes, con las frutas confitadas debes dejar espacios entre las frutas. Añade piñones y espolvorea con piñones.

Coca de San Juan

Se puede cubrir la coca con crema pastelera. Encima se pueden poner frutas frescas como manzanas o peras o frutas confitadas y piñones.